Con estas instantáneas, podemos contemplar la evolución histórica de este pequeño rincón de Miranda, de cómo ha evolucionado y cómo lo han hecho también las generaciones que hemos trabajado en La Taberna Grande. Obviamente, la evolución ha sido tanto histórica, como gastronómica, donde la innovación en nuestros platos siguen guardando la esencia de la comida casera, aderezada con los toques vanguardistas que hoy exige cualquier cocina.

El gusto en la decoración de nuestros salones y en las habitaciones de nuestro hotel, intenta conjugar el confort y la comodidad para que nuestros huéspedes pueden sentirse lo más parecido a "estar en casa". Eso, unido a nuestro afable trato, hacen que La Taberna Grande sea un lugar a tener en cuenta para las gentes de Miranda, como para cualquier otra persona que quiera visitar nuestra bonita localidad desde cualquier rincón del mundo, porque en un mundo globalizado como el actual, Miranda y La Taberna Grande saben estar a la altura de las expectativas de cualquiera que nos visite.

¡Siéntase cómodo con nosotros!